Lipocavitación-nalgasLipocavnitación, antes y después

Lipocavitación, ¿qué es?

Podemos definir la lipocavitación, también llamada ultracavitación o cavitación por ultraosonidos, como un procedimiento no invasivo que ayuda a reducir la grasa localizada que con el tiempo se acumula en determinadas partes del cuerpo. Los tratamientos de lipocavitación son recomendados para aquellas personas que no se sienten cómodas con una parte concreta de su cuerpo, en la que la grasa se ha acumulado con el paso del tiempo, pero  sin embargo no son susceptibles de someterse a una operación quirúrgica como podría ser una lisposucción.  Con la cavitación por ultrasonidos no existe un largo periodo de recuperación como si sucede con otros procedimientos en que la eliminación de la grasa es realizada a través de una intervención quirúrgica. Este procedimiento es denominado en ocasiones como liposucción no quirúrgica.

Quién puede someterse a este tratamiento

Los candidatos idóneos para someterse a este tratamiento son aquellas personas que pretender eliminar la grasa de un área específica del cuerpo como pueden ser los muslos, las nalgas, el abdomen o los brazos.

La lipocavitación no es un tratamiento para adelgazar

La cavitación no es una forma de perder peso, sino simplemente una manera de dar forma a las zonas donde se acumulan depósitos no deseados de grasa, por eso, este procedimiento no es adecuado para personas que sufran de obesidad. Para luchar contra la obesidad es necesario llevar un estilo de vida saludable, una alimentación equilibrada y hacer ejercicio regularmente. La cavitación por ultrasonidos, es un tratamiento complementario, ideal para quien  desea eliminar depósitos de grasa en zonas determinadas del cuerpo,  a los que no consiguen decir adiós por mucho ejercicio y dieta a la que se sometan.

Cómo funciona

Lo primero, antes de comenzar un tratamiento de lipocavitación es examinar la zona problemática, después, se marca la piel, para delimitar el área exacta a tratar con el procedimiento de cavitación. Tras el marcado se aplica una fina capa de gel y se esparce uniformemente con la mano. Durante el tratamiento hecho con el aparato de cavitación por ultrasonidos, este produce ondas de ultrasonidos de baja frecuencia que inciden sobre los tejidos subcutáneos, atacando a las células de grasa.

El tratamiento de lipocavitación, al ser aplicado durente varios minutos hace que se formen pequeñas bubujas en el interior de las células de grasa que rompen la membrana externa  y permiten así que pequeñas partículas de grasa sean expulsadas, siendo después eliminadas por el cuerpo a través de la orina y las heces. Esta destrucción selectiva de las células de grasa no interfiere con las estructuras adyacentes, tales como los vasos sanguíneos o los nervios y por eso es considerado un tratamiento muy seguro. La cavitación por ultrasonidos es un procedimiento indoloro, aún así, para algunas personas puede existir alguna pequeña molestia asociado como puede ser el enrojecimiento momentáneo de la zona tratada.

Duración del tratamiento

Es necesario someterse a varias sesiones de cavitación para poder ver cambios ostensibles en el área tratada, los resultados siempre dependerán del aspecto deseado y de la localización de los depósitos de grasa, que se empeñan en no desaparecer. La duración de cada sesión de lipocavitación dependerá también del tamaño de la superficie a tratar. En condiciones normales un tratamiento de cavitación suele tardar entre 30 y 60 minutos.

Web de AQUÍ TU NOMBRE EN GOOGLE PLUS